Otterhound: características, fotos, pelo, color

El Otterhound es el antítesis de un perro de diseño. Es poco probable que este sabueso grande y peludo gane algún concurso de belleza, pero nunca se ha basado en su apariencia para ganarse la vida. Tal fue su destreza como cazador, que su cantera, la nutria, fue catalogada como animal protegido en 1978. A partir de entonces, la ya pequeña población de Otterhound se redujo aún más, y ahora es extremadamente difícil obtener uno de estos perros raros.

Sin embargo, cualquiera que logre adquirir uno tendrá un compañero bullicioso y juguetón, que es más que capaz de seguir largas caminatas o carreras. La exuberancia y la torpeza de la raza significan que no son los más adecuados para niños pequeños o ancianos, pero son perros amigables y de buen carácter con un temperamento constante.

A continuación, desglosaremos las mejores cualidades y características de este sabueso. ¡Quédate hasta el final!

Historia del Otterhound

La caza de nutrias era una búsqueda popular en Inglaterra desde al menos el siglo XIII, y la búsqueda de esta cantera inteligente rápida y agresiva, requería un perro con capacidades únicas tanto en tierra como en agua. Se cree que los Otterhounds, de alguna forma, fueron criados alrededor de la década de 1400. No fue hasta principios del siglo XIX que se registraron paquetes de perros que podrían considerarse de raza pura en el noreste del país.

Las grandes patas palmeadas del Otterhound le permiten atravesar el barro con mayor facilidad que cualquier otro perro, y su nariz ancha y sensible puede detectar un rastro de olor de hasta 72 horas de tiempo, incluso en el suelo muy húmedo. Estas capacidades significaron que disfrutaban de una tasa de éxito fenomenal cuando cazaba. Con un aumento en la popularidad de la caza de nutrias en el siglo XX, su destreza fue tal que los propios cazadores de nutrias tuvieron que informar a las autoridades de una disminución crítica en el número de nutrias a fines de la década de 1970.

Características del Otterhound

OtterhoundEl Otterhound es un perro grande con extremidades fuertes y un poderoso torso. Tiene una cabeza grande e imponente con un cráneo ancho y abovedado que se eleva desde el tope hasta el occipucio en la parte posterior. El hocico es largo y ancho, como se esperaría de un sabueso, mientras que las fosas nasales son igualmente anchas y abiertas.

El pelo largo alrededor de la cara le da a la raza un aspecto ligeramente cómico, con abundantes cejas, junto con una generosa barba y bigote. Los ojos varían en color dependiendo del predominante del pelaje, al igual que las tapas  y en el cráneo.

  • Los sabuesos machos generalmente miden 67 a 70 cm y las hembras 60 a 62 cm.
  • Los sabuesos machos generalmente pesan 50 a 55 kg y las hembras pesan 35 a 43 kg.
  • Los colores que se ven en la raza son rojo, azul, hígado, arenoso, trigo y limón.

Temperamento del Otterhound

Los Otterhounds son personajes joviales sin una pizca de agresión. También son divertidos, pero algo bullicioso que disfrutan de combates con sus dueños u otros perros, con quienes generalmente socializan muy bien. Su gran tamaño, exuberancia y abrigos malolientes significa que necesitan una familia adulta a la que no le importe ensuciarse mientras retozan.

Otterhound perroTambién, son casi exclusivamente independientes y decidirán cuándo se hayan divertido lo suficiente como para tomar una siesta o continuar investigando cualquier olor que atrape su nariz sensible. Aunque darán un ladrido cuando suene el timbre, son demasiado bondadosos para actuar como perros guardianes.

Salud y Vida

Además de la desafortunada salud de las articulaciones, la mayoría de los Otterhound son muy saludables, con pocas condiciones heredadas de preocupación en la raza como:

  • Displasia de codo
  • Epilepsia
  • Trombastenia de Glanzmann
  • Displasia de cadera
  • Hipotiroidismo

Cuidados Básicos

Esta es una raza activa de gran resistencia al que debe permitirse un mínimo de 90 minutos de ejercicio cada día. En cuanto al aseo, aunque no se requieres tratamientos profesionales, el pelaje grueso debe cepillarse al menos una vez a la semana ya que es propenso a enredarse.

Detalles sobre sus cuidados

La resistencia al clima frío – lluvioso y su gusto por estar a la intemperie para mantenerse fresco al habitar en zonas cálidas, puede llegar a reducir la expectativa de vida de 13 años que promedia el Otterhound por lo cual se sugiere acondicionarle una zona fresca intermedia en el hogar para que disfrute su estancia de vida, especialmente desde cachorro.

De ser una zona muy calurosa, acostumbre a su can a los baños cada 20 días y al cepillado rápido pero profundo cada 3 días. El consumo de agua fresca le dará la adecuación necesaria para que evite las altas y bajas de temperatura que merman su salud.

Además, evitará con ello los frecuentes problemas de visión que el Otterhound suele presentar al salid de la edad adolescente.

La facilidad con que aumenta de peso este can obliga al ejercicio continuo. Promedia un consumo de 450 gramos diarios de alimento seco que bien sería bueno distribuirle en dos raciones, una matinal y la siguiente vespertina, luego del ejercicio.

Hechos y curiosidades sobre la raza

Los registros históricos signan al Otterhound como uno de los perros favoritos y mayor presentes en las decisiones y vidas rutinarias de la monarquía británica: Los reyes Eduardo II, Eduardo IV, Enrique II, Enrique VI, Enrique VII, Enrique VIII, Carlos II, Ricardo II y la reina Isabel I. todos ordenaron la crianza y protección de este can.

Sus habilidades para el nado provienen de su crianza y utilización en la cacería de la nutria, destinada a proteger a las poblaciones en los ríos.

En 1907 es presentado en una exhibición de la AKC en Estados Unidos. Luego de 60 años y la creación de un linaje más americano, se fundó el Otterhound Club of America.

La raza británica se vio afectada por la Primera Guerra Mundial y la creciente contaminación del agua, así como la reducción a punto de extinción de su némesis, las nutrias.

Para el rescate de ambas especies, se prohibió la caza de la nutria por parte del can y la reeducación de este, salvando los ejemplares existentes para mantener el linaje, lo cual tomó cerca de 55 años, hasta que en 1981 obtuvo por parte del BKC el estándar oficial de su raza.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies