Perdiguero de Burgos; características, fotos, pelo, color…

Conocemos como perdiguero de Burgos a una raza de perro autóctona de España, la cual estuvo mayormente destinada para la caza. En específico podemos decir que estos canes entran en la calificación de perro de muestra.

Origen e historia del perdiguero de Burgos

A estos perros ya se les podía encontrar en el año 1765, donde aparecen en un cuadro titulado “Retrato en traje de caza del Príncipe Carlos”. Dicho cuadro fue realizado por Rafael Mengs y justo en la parte inferior izquierda podemos observar una inconfundible estampa de este can.

Prácticamente podemos decir que estos perros nacieron ligados a las clases privilegiadas, ya que eran estas las que con mayor facilidad podían dedicarse a una labor de selección. Algo que las clases más bajas no se podían permitir.

Si nos remontamos a muchos años más adelante podemos encontrar a un gran defensor de esta raza conocido como Don Fernando Huerta Ramírez. Siendo este en el año 1956 el primero en exponer a estos perros.

En resumen estos animales descienden del antiguo braco español, y se considera como una raza de perro muy pura. La cual se volvió extremadamente popular en comparación con otros perros de muestra de España.

Características 

Características del perdiguero de Burgos

Estos perros llegan a tener una altura de 65 cm en el caso de los machos y 62 cm en el caso de las hembras, es por ello que se les consideran perros de tamaño grande. Aparte tienen una composición compacta, con características estilizadas.

En cuanto a su cabeza podemos decir que es grande, con un hocico ancho y recto, ojos con forma de almendra y color oscuro o avellana y unas orejas insertadas a la altura de los ojos.

Si pasamos a su pelaje podemos decir que es bastante tupido, con hebras de un grosor medio, las cuales no pueden ser finas. En cuanto a los colores permitidos tenemos el blanco y el marro, siendo común que ambos colores estén ligados.

Comportamiento del perdiguero de Burgos

A esta raza de perros podemos catalogarla como cariñosa y servicial siempre dispuesta a estar a tu lado y a convivir en familia. Aunque esto es algo positivo, también puede ser negativo, ya que no disfrutan de quedarse solos, sufriendo de ansiedad por separación.

En este sentido, estos canes deben formar parte de una familia que está muy atenta y que puedan cubrir todas sus necesidades.

Si hablamos de su comportamiento en el ámbito de la caza podemos decir que estos canes presentar una gran actitud para convertirse en perfectos compañeros y ayudantes de caza. Esto se debe mayormente a que tienen la capacidad de adaptarse a diferentes terrenos.

Aparte de lo mencionado estos perros destacan por ser muy metódicos, lo que quiere decir que pueden pasar mucho tiempo intentando cazar a su presa. Siempre y cuando su amo le dé la autorización, de hecho son perros no suelen actuar de forma independiente y autónoma.

Si decidimos usar a este perro para la caza, lo mejor es que sea de perdiz roja y de conejo, ya que tiene vasta experiencia en este campo.

Cuidados 

Cuidados del perdiguero de Burgos

Por lo general estos canes son muy resistentes y no suelen presentar enfermedades, siempre y cuando reciban los cuidados necesarios entre los cuales se incluyen;

  • Aseo; Su pelo debe cepillarse por lo menos dos veces a la semana, y en cuanto al baño este debe hacerse cuando sea realmente necesario, es decir, cuando esté sucio.
  • Alimentación; Como en todos los perros la alimentación del perdiguero de Burgos, debe ser balanceada y rica en nutriente. En específico estos canes requieren de 1.600 kilocalorías por día, aunque esto depende de para que lo usemos, ya que si se empleara para una actividad intensa, lo mejor es aumentar las raciones.
  • Ejercicio; Debido a que son perros fuertes y activos, necesitan de realizar ejercicio de forma diaria, este debe cubrir sus necesidades físicas y mentales, ya que también debe entrenar sus sentidos.

Una reflexión

Aunque al principio de este artículo hicimos mención de sus orígenes, es necesario destacar que este can puede ser originario de cruces entre sabuesos y pachones, debido a algunas coincidencias en sus alelos y también en sus aptitudes. Porque en los rasgos físicos se hace un poco más confuso hacerlos congeniar, por ello se tomó más tiempo del debido crear el estándar de la raza, se requería de mayores estudios y faltaba un poco de interés de cinólogos y propietarios en financiarlos, hasta que las bondades de la raza les convencieron de hacerlo.

He aquí que debemos acotar y en pos de ello reflexionar: ¿No vale la pena estudiar a cada individuo para darle su sitial de dignidad en los anales de la historia y del desarrollo?, ¡por supuesto que sí! Y en el caso del Perdiguero de Burgos no debería existir excepción y en especial cuando es querido y apreciado por su utilidad y quehacer.

Y sí, ya pasó la época de hacerle a un lado, pero ¿Cuántas razas no hubo, hay y/o habrá en la misma situación?, el mundo evolucionó para todo, pues para darle respeto a los derechos de los animales también ha de haber evolución y como tal apoyarla, para que estas historias de abandono no ético por discriminadoras, más nunca se repitan con ningún animal.

Hechos y curiosidades sobre la raza

El Perdiguero de Burgos es un perro grande que pertenece a la familia de los Bracos y ha sido estandarizado por la FCI en el grupo 7, sección 1.1 de perros de muestra continentales tipo Braco, teniendo España la adjudicación de la raza.

Está entre las muchísimas razas cuyos orígenes pasan de la inexactitud a la confusión, debido a no existir registros escritos, pictóricos, los referenciales (boca  boca), sufrieron las claras tergiversaciones que le llevaron de la realidad a algunos mitos y extravagancias para “vender” una imagen del Perdiguero de Burgos que al final no le fue tan positiva como quizá se pensó (o más bien, no se pensó).

Es también llamado Braco de Burgos, en razón de que los sabuesos Braco son mayormente apreciados por sus dotes y características. Esto mejoró la imposición de la raza y se pudo dar a conocer con mayor fortaleza en Latinoamérica, sin obviar algunas incursiones en Italia (país que respeta a todas las razas caninas así sean foráneas) y Holanda.

Para los cazadores españoles es la mejor raza de caza que existe gracias a su capacidad de laborar en una jornada de caza de manera incansable y mantener un contacto intuitivo y veraz con su propietario para trabajar en forma sigilosa, efectiva y por ende, productiva.

También te puede interesar; Setter Irlandés y Gordon setter

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies