Vizsla; características, fotos, pelo, color…

El vizsla es un perro de gran olfato y perfectamente adaptado a la caza de conejos y aves acuáticas. En ocasiones llamado braco húngaro, es un can que puede ser usado para la compañía por su carácter dulce, agradable, fiel y dependiente de su amo.

Historia y origen del vizsla

Comenzando con el antepasado de estos animales podemos decir que es el sabueso de Panonia, el cual eran usados como cazadores y acompañantes de las tribus “Magiares”. Fue en Hungría donde todo comenzó, ya que los agricultores locales crearon un perro de olfato superior y con grandes capacidades para la caza en el clima de Hungría.

Este perro se creó en el siglo XIX, como resultado entre el cruce entre el braco alemán y el pointer, siendo este el momento exacto en el que se crea el vizsla que hoy día conocemos. Debemos tener en cuenta que estos canes se desarrollaron porque la nobleza rural, tenían una gran afección a la cetrería. Debido a estos tenían la necesidad de crear un perro halconero que levante las piezas.

Para terminar debemos resaltar que con el fin de preservar y promocionar a este animal, se decidió crear en 1924 en Magyar Vizsla Club, el cual se encargó de fijar el tipo morfológico actual del perro.

Características del vizsla

Características del vizsla

Este perro está considerado como un can de tamaño mediano, el cual llega a tener una altura a la cruz que va de 58 y 64 cm en el caso del macho y de 54 a 60 cm en el caso de las hembras. Si hablamos de su peso podemos decir que este, está entre los 22 y 30 kilogramos.

Se caracteriza por ser un perro de físico elegante, con un cuerpo más largo que alto. La cabeza, hocico y nariz ancha, ojos almendrados y de color amarillento y orejas que caen a los costados hasta llegar a las mejillas.

Si pasamos a su pelaje podemos decir que estos canes tienen un manto denso, pegado al cuerpo, corto, recto y áspero. No obstante, en la zona del vientre podemos encontrar un pelo corto, al igual que en las orejas, mientras que en la cola el pelaje es más largo.

Temperamento del vizsla

Estos perros se caracterizan por formar fuertes vínculos con sus dueños, por lo que es un excelente can de compañía. Pero aparte de eso podemos decir que estos perros son inteligentes, curiosos y dinámico.

Algo importante a destacar es que estos canes pueden llegar a ser muy dependiente de sus dueños, lo cual representa un problema cuando los dejamos mucho tiempo solo. Esto se debe a que pueden sufrir ansiedad por separación.

Aparte podemos decir que estos perros no ladran en exceso, a pesar de ser curioso y dinámicos. En caso de tener a uno de estos canes en casa, primero debemos asegurarnos de que haya suficiente espacio. Ten en cuenta que estos perros no son aptos para la vida sedentaria o para vivir en pisos pequeños.

En lo que respecta a su comportamiento con otras mascotas y con los niños este es muy bueno, aunque se recomienda enseñarles a socializar desde cachorros.

Cuidados 

Cuidados del vizsla

Afortunadamente esta raza de perros es muy saludable, aunque sí se pueden presentar algunas patologías hereditarias, entre ellas; Displasia de cadera, alergias dérmicas, distrofia progresiva de retina, etc.

En lo que respecta al ejercicio este debe hacerse diariamente, y debemos estimularlo mentalmente para que permanezcan sanos y felices. De lo contrario su comportamiento se tornará destructivo.

Con relación a su pelaje estos canes no son tan exigentes, con realizar un cepillado semanalmente para eliminar los pelos muerto bastará. No obstante, si tienen un pelaje grueso el cepillado debe ser mucho más frecuente. En cuanto al baño este debe hacerse de forma ocasional, ya que no desprenden mal olor.

Hechos y curiosidades sobre la raza

El nombre oficial del Vizsla (que es su pronunciación más sencilla para los hispanoparlantes), es Rövidszörü Magyar Vizsla.

Los magiares, quieres eran aquellos étnicos que pertenecían a un pueblo ugrofinés que procedía de los Urales y que en el siglo IX habitaron en principio Rusia y luego, en búsqueda de mejores condiciones climáticas y una caza mejor, emigraron a Hungría y Transilvania, llevaron unas variedades de perro que llegaron a cruzar para así crear al Vizsla, cubriendo con él sus necesidades un perro rastreador y a su vez cazador que combinara astucia con velocidad.

Algunos elementos en este cruce eran salvajes y en ocasiones el perro desobedecía al cazador o se quedaba con la pieza, obligando al sacrificio del perro. Paulatinamente se encontraron razas que ofrecían mayor obediencia hasta llegar al can que conocemos hoy en día (al principio del artículo tocamos tales cruces).

En español, su nombre significa puntero, por la forma de su nariz y lo armoniosa de su pose cuando olfatea y posteriormente señala dónde están los conejos o las aves acuáticas que fungirán de presa.

Es otra de esas razas afectadas por los estragos de la Segunda Guerra Mundial, cuando Hungría fue tomada por los enemigos de la paz. Muchos de estos canes de vida urbana fueron sacrificados, otros murieron en la huida en solitaria y sólo quedaron los de algunos refugiados.

Tanto los machos como las hembras del Vizsla comenzaron a aparearse con otras razas, lo que puso más en riesgo de que se extinguiera. Para la década de los 50 comenzó la recuperación de la raza eligiendo ejemplares puros recabados de granjas. En menos de diez años, la raza entera se había salvado.

En homenaje a su “resurgimiento” y como símbolo del mismo, el Vizsla fue nombrado el perro oficial de Hungría.

En el hogar

Aunque es una animal dado a la cacería, bien que sabe convivir en las ciudades si así se le cría desde cachorro, permitiéndole correr y tener actividades lúdicas periódicas. El sedentarismo extensivo puede acarrearle dos facetas perniciosas: la ansiedad y obesidad, males que le puede afectar de otras maneras psicofísicas y disminuir su esperanza de vida, situada entre los 12 y 14 años.

Es un flamante perro acompañante para todos en la familia, aunque es algo obstinado y requiere tanto de un buen entrenamiento canino como de voz firme y órdenes claras a realizar. Se sabe comunica con su entorno tanto con expresiones faciales como con saltos recurrentes.

El Vizsla es muy dado a aceptar la socialización con extraños cuando se le ha entrenado a vivir en zonas urbanas. En su función de cazador, puede ser bastante territorial y sólo permitir a quien le lidera, sea el cazador como un perro alfa de una jauría.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies