Cómo enseñar a nadar a tu perro

En este artículo te vamos a hablar sobre cómo enseñar a nadar a tu perro, explicándote algunos de los aspectos clave que debes de tener en cuenta para que tu perro pueda comenzar a acostumbrarse al agua y que pueda llegar a aprender a nadar.

Puedes tomar un curso socorrista Alicante para tener conocimientos de socorrismo y de auxilio, de forma que puedas estar listo en caso de que cualquier miembro de la familia se encuentre en situación de peligro, incluyendo nuestros perros.

Es importante tener en cuenta que un perro que no sabe nadar corre el mismo riesgo que una persona que no sabe nadar, por lo que nuestro deber como dueño, si lo vamos a exponer a lugar con agua, enseñarle cómo meterse y salir del agua sin que su vida se encuentre en peligro.

Es por eso que en este artículo nos queremos dar información sobre cómo enseñar a nadar a tu perro, de forma que pueda estar seguro si decide entrar a una piscina, un lago o al mar.

Consejos prácticos para enseñar a nadar a tu perro

Muchos perros simplemente no se acercan al agua más que en los baños ocasionales, por lo que no es raro que se asusten al ver agua en gran extensión. Por lo tanto, es importante acostumbrarlos a la sensación de estar en el agua. Pero es importante tener en cuenta que tiene que ser un proceso gradual.

Es decir, este proceso tiene que ser calmado y tranquilizador, aumentando poco a poco conforme vaya aumentando su confianza con el agua.

No le tires a la piscina y no comiences a chapotear para comenzar acostumbrar a tu perro. Las primeras sensaciones las debe de tener en una piscina poco profunda y calmada. Este será el primer paso para saber si a tu perro le gusta el agua.

Tú también debes de entrar al agua

Una de las mejores cosas que puedes hacer es predicar el ejemplo tú mismo, metiéndote al agua. Anima a tu perro a que entre a la piscina y felicitalo una vez que lo haya hecho. Es posible que tengas que intentar varias ocasiones hasta que el perro sienta la confianza suficiente, al principio pueden ser muy necios.

Ve aumentando la profundidad gradual

Debes de buscar una piscina o un lago en el que haya un cambio gradual de profundidad. Esto permitirá que el perro se vaya acostumbrándose a la sensación de estar dentro del agua. Luego puedes convencerlo de que entre en las zonas con agua más profunda e incluso que se pueda sumergir en el agua, pero jamás debes de obligarlo a que haga nada.

Puedes incluso usar su juguete favorito o un palo para que intente recuperar el juguete o el objeto mientras esté en el agua.

Reunirlo con amigos del perro que disfruten del agua

Otra de las cosas que se pueden hacer es reunirte con algunos amigos del perro que disfruten del agua. Siempre y cuando la reunión sea en una piscina poco profunda, que tu perro no esté en peligro e incluso puede llevar un dispositivo de flotación. El hecho de estarse divirtiendo hará que la ansiedad que siente sea mucho menor.

Estos son algunos de los consejos que te recomendamos tener en cuenta sobre cómo enseñar a nadar a tu perro.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies