Saltar al contenido

Galgo español

julio 28, 2019

No hay certeza el origen del galgo español. Sea cual fuere el verdadero origen de esta raza es que fue ampliamente utilizada para la caza durante la Edad Media.

Con la llegada de las carreras de galgos, el galgo español fue cruzado con el greyhound para conseguir perros más veloces. El resultado de esos cruces se conoce como galgo anglo-español, el cual no es reconocido por la FCI. El galgo español, también conocido solo como galgo, es un perro alto, delgado y fuerte. Tiene gran popularidad en la península Ibérica. La caza, la velocidad y su predisposición hacen que sea un perro utilizado como una herramienta de trabajo. La caza con galgos es una actividad que está en disputa en España, y muchas sociedades protectoras de animales están en desacuerdo con  dicha actividad por los salvajismos a las que son sometidos los galgos. El galgo español no es un perro muy conocido fuera de España, pero cada vez más aficionados están adoptando estos perros en otros países por el maltrato animal que sufre en su país de origen.

 Características del Galgo Español

Características del Galgo Español

Los machos logran alcanzar una altura a la cruz de 62 a 70 centímetros, mientras que las hembras alcanzan una altura a la cruz de 60 a 68 centímetros. El patrón de esta  raza no indica un rango de peso para estos perros, pero son perros delgados y rápidos. El galgo español es un perro muy parecido al greyhound, pero más bajo de  tamaño. Tiene cuerpo estilizado, cabeza alargada y cola muy larga, además de patas delgadas pero fuertes que le permiten ser muy veloces. Este perro es fornido sin dejar de ser estilizado.

La cabeza es alargada y delgada, al igual que el hocico, y tiene una buena simetría con el resto del cuerpo. Tanto la nariz como los labios son de color negro. La mordida es en tijera y los caninos están muy desarrollados. Los ojos del galgo español son pequeños, oblicuos y de forma almendrada. Sus ojos son oscuros. Las orejas, de implantación alta, son triangulares, de base ancha y su extremo es redondeado. El cuello largo une la cabeza con un cuerpo rectangular, fuerte y flexible. El pecho del galgo español es profundo y el vientre es muy recogido. El lomo es un poco arqueado, dando flexibilidad a la columna vertebral. La cola del galgo es fuerte en la base y se adelgaza progresivamente hasta finalizar en una punta muy fina, siendo flexible y muy larga sobrepasando enormemente la corva. La piel está muy pegada al cuerpo en toda su superficie, fuerte y flexible, sin presentar zonas con piel suelta. Es de color rosado. Las mucosas son oscuras.

En cuanto al movimiento es el típico galope, trote largo, rasante a tierra, elástico y potente.

Manto (Pelo y Color)

El pelo del galgo español es tupido, muy fino, corto y liso,  repartido por todo el cuerpo hasta los espacios inter-digitales. Levemente más largo en la parte posterior de los muslos. Existe una variedad de raza de pelo duro semi largo que presenta mayor aspereza y longitud de pelo, que puede ser variable; aunque siempre repartido uniformemente por todo el cuerpo. Llega a presentar una barba y bigotes en la cara, sobrecejas y parte anterior de la cabeza  Se observa que  color de pelaje para estos perros es indeterminado, pero se prefieren los colores más típicos y por orden de preferencia los siguientes: barcinos y atigrados más o menos oscuros y de buenas pigmentaciones, negros, barquillos oscuros y claros, tostados, canelas, amarillos, rojos, blancos y los de manchas blancas de diferentes tamaños por todo el cuerpo o sobre estas manchas otro color.

Su clasificación

Considerando su altura a la cruz de 70 y 68cm máximo y peso alrededor de los 29 y 25 kilogramos tope (en machos y hembras, respectivamente), acompañado de sus aptitudes de cazador de liebres a la carrera y perro de compañía, ha recibido una clasificación general como raza de perros grandes, tomando de la FCI la clasificación en el grupo 10, lebreles de pelo corto e igual por AKC que adosa el de perro de compañía y exhibición.

Se ha de aclarar que ésta no es una disparidad entre la FCI y la AKC, sino que se toman en cuenta las regiones donde el galgo español hace vida y sus aptitudes, además de los lugares donde ambos centros pro canes tienen potestad.

Curiosidades sobre la raza

Este perro está muy ligado a la cultura española, donde se hace referencia a su velocidad como manera de astucia y necesidad de movimiento que han de tener las personas para conseguir sus objetivos.

Para la llegada del galgo español al país se toma referencia válida la descrita en la parte superior de nuestro artículo, incluyendo la influencia romana y celta que bien tuvieron a las islas de la península ibérica como punto obligatorio de comercio, peregrinación y migración.

Entre los amantes de la raza, su porte faraónico es suficiente para decirle tanto ancestral como de adoración y un animal “que trae buena suerte”.

Su ya alta velocidad fue aumentada gracias a su cruce con los Greyhounds, con la directa intención de la competencia. Es allí donde nace su gran profesión: perro corredor en los canódromos.

Actualmente y por llamados de grupos pro defensa de los animales, el galgo español tiene regulada esta actividad para cierta edad y cierto número de carreras, dado que antes se sobre explotaba su energía por beneficios económicos que no eran compensados con alimentación, salud y cariño.

El galgo español en el hogar

Es muy fiel, independiente, brinda afecto y presta atención a las indicaciones, demuestra gentileza para su especie, otros perros y demás animales, mostrándose recatado y no agresivo. Fácil de entrenar. Gusta de decidir dónde hará sus lugares de descanso dentro y fuera de casa.

Si le adopta desde cachorro, acostúmbrele al entorno, preséntelo y permita que quienes deban hacerlo, le demuestren cariño. Si no, su timidez le arropará y será su actitud de por vida.

Es excelente acompañante para quienes practican aerobismo, atletismo o equitación, pudiendo drenar su energía. Algunos cuerpos policiales de Latinoamérica utilizan sus habilidades para alcance y captura de delincuentes a pie y vigilancia de plazas y jardines públicos.

Su consumo de alimento y agua es bastante alto, ya que compensa lo que gasta en sus actividades. Muy paternalista para con bebés y niños.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies