Saltar al contenido

Gran boyero suizo: características, fotos, pelo y color

agosto 1, 2019

Raza gran boyero suizo

Durante la Segunda Guerra Mundial, la armada suiza utilizó al más grande y robusto de los Boyeros Suizos – el Gran Boyero Suizo- como perro de carga y de tracción. Es una raza de perro boyero y la mayor del tipo tradicional de Sennenhunds suizos, que incluye cuatro razas regionales. Este hecho proporcionó a la raza una mayor fama y reconocimiento e hizo que empezara a expandirse evitando así, su desaparición.

Son descendientes de un antiguo perro de origen asiático conocido como Dogo del Tíbet. Durante muchos años, en Suiza se han utilizado como perros de tiro, para guardar granjas y para guiar rebaños. Fue en el siglo XIX cuando los cinófilos se empezaron a interesar por estos perros y se redactó un estándar para cada una de las cuatro razas.

Las cuatro razas de perros entre las que se encuentra en Gran Boyero suizo reciben el nombre de Sennenhund, haciendo referencia a los Senn, lecheros y ganaderos de los Alpes suizos.

La historia reciente del Gran Boyero Suizo comienza en 1908, debido a una exposición del 25 aniversario de la Asociación Canófila Suiza (SKG) en Langenthal.

Es un perro con una gran memoria, inteligente, amable, juguetón, tranquilo y dulce. Le gusta estar en compañía de sus dueños y con los niños se lleva de maravilla.

Se cree que los navegantes griegos y fenicios trajeron estos perros al mediterráneo, donde se empezaron a usar como perros de guerra. Los romanos, aparte de emplearlos en la batalla, también los utilizaron como guías de rebaños.

Características Gran boyero suizo

Tiene un aspecto robusto y bien equilibrado. Tiene una cabeza plana y ancha con unos ojos medianos con forma de almendra. Sus orejas, de inserción alta, son triangulares. La cola es bastante recta y llega hasta el corvejón. Los machos suelen pesar entre 49,9 a 63,5 kilogramos y las hembras entre 40 y 54 kilogramos. Su altura es de alrededor de 66 a 74 centímetros para machos y 65 a 70 centímetros para las hembras. La relación largo/alto es de alrededor de 10 a 9.

El Gran Boyero Suizo no es el perro más adecuado para vivir en la ciudad, necesita grandes espacios en los que pueda moverse libremente. Disfruta de los largos paseos al aire libre. Es propenso a sufrir la torsión de estómago y a la displasia de cadera y de codo, distiquiasis, panosteítis, entropión

Pelo y color Gran boyero suizo

Tiene un pelo espeso de color negro, fuego y blanco. El color de fondo es el negro con manchas fuego en los pómulos, encima de los ojos, a los lados del pecho y en las cuatro extremidades. Entre los ojos tiene una mancha blanca que va desde la frente a la nariz. En el hocico también tiene mancha blanca, al igual que en el pecho, en los pies y en la extremidad de la cola. Es recomendable cepillarlo con regularidad para que el pelo se mantenga sano.

Báñelo cada seis u ocho semanas, cuide sus uñas, además limpie sus ojos, orejas y dientes. No requiere corte de pelo. Mantenga al día todas sus vacunas, lleve a su Gran boyero suizo periódicamente al veterinario.

Su clasificación

Considerando su altura a la cruz de 70 y 68cm como máximo y peso alrededor de los 50 y 40 kilogramos tope (en machos y hembras, respectivamente), acompañado de sus aptitudes como perro guardián, perro de defensa, perro de compañía, antaño perro boyero y perro de tiro, este can ha recibido una clasificación general como raza de perros grandes, recibiendo de la FCI la clasificación en el grupo 3, perros tipo pinscher y schnauzer molosoides, además de perros tipo de montaña y boyeros suizos molosoides y de la AKC el grupo 3, perros de trabajo.

Aclaramos que ésta no es una disparidad entre la FCI y la AKC, sino que ambos toman en cuenta las regiones donde el Gran boyero hace vida y sus aptitudes, además de los lugares donde dichos centros pro canes tienen potestad.

Hechos y curiosidades sobre la raza

En hogares algo alejados entre sí y que ameritan la ayuda y protección de un can, el Gran boyero es un animal de excepción. Muy estimado por los hombres por su agudeza mental y actitudinal, además de un porte disuasorio que evita ladridos de sobra y mordidas indebidas. Y para las damas es atrayente no sólo por su fidelidad y la seguridad que les brindan, sino por el atractivo de su capa tricolor que entremezcla el fuego, blanco y negro.

Entra el Dogo del Tíbet de nuevo a la historia de un gran perro, gracias a su genética resistente que es mejorada en cada generación, haciendo los alelos de cada animal más resistentes y sus actitudes más rutilantes. Como antepasado del Gran boyero le brindó grandes bondades de fuerza e imponencia que fueron –para bien o para mal- utilizadas por el hombre para sus fines.

Para algunos era un idóneo animal para el cuido y guía de rebaños, que los romanos utilizaban; además les llevaban a sus expediciones de conquista, las cuales de segur le hicieron llegar a los valles suizos donde varios cruces, entre ellos con el Terranova (para algunos autores de tratados sobre cinología, no respaldados por pruebas contundentes), terminaron concretando su sana composición y amplio sentido del deber para quien le dé órdenes.

Las cuatro razas que derivan del Gran boyero, ante sus mismas actitudes para defensa, guarda, compañía y tiro, llegaron a recibir sus estándares bien documentados correspondientes a finales del siglo XIX.

Su boom se sucedió durante la segunda guerra mundial, donde el Gran boyero jugó el papel de perro de carga y tracción de material bélico, de comunicación y de enfermería para la armada suiza, que procuró mantener a la raza para los tiempos de post – guerra y así le ha mantenido desde entonces, siendo protegidos por las leyes civiles y militares suizas a su vez.

En el hogar

Para quienes tienen hogares espaciosos en interiores y exteriores el Gran boyero es una gran opción en especial si además de guardar personas y bienes comunes de una casa, ha de guardar otros bienes laborales (animales de granja, maquinarias, etc.).

Es un can acostumbrado a montar guardia sin manifestar agresividad, pero no permitiendo a desconocidos moverse a sus anchas sin dar aviso con sus potentes ladridos y colocando su cuerpo en defensa de lo que siente suyo y de su familia.

Se lleva bien con niños y ancianos, es juguetón, tranquilo y conoce su fuerza, por lo cual se manifiesta comedido. Su manutención es de mediana a alta. Goza del premio de las cosquillas y compensar sus horas de vigilancia con horas de sueño. Requiere ser motivado para el ejercicio, lanzándole pelotas o discos voladores.

Te recomendamos profundizar en otras razas como el Mastín Inglés.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies