Perro de San Huberto: características, fotos, pelo, color

El Perro de San Huberto, o el Bloodhound, como también se le llama, es un sabueso grande, sin lugar a dudas, reconocido por sus pliegues caídos de piel, ojos colgantes y orejas largas caídas. Si bien su aspecto le da una apariencia perezosa, no se equivoque. El Perro de San Huberto es extremadamente activo, ama el aire libre y es un buen desafío.

Los sabuesos de sangre son bien conocidos por su incomparable sentido del olfato y su fuerte instinto de rastreo, lo que hace que la raza sea la favorita entre la policía y los equipos de rescate, ya que pueden rastrear el olor de una persona a largas distancias.

Es una raza bastante popular que se ha hecho un nombre por sus grandes cualidades. Hoy, vamos a destacar cada una de ellas. ¡Acompáñanos!

Historia del Perro de San Huberto

Aunque hoy en día se les considera la misma raza canina, el Perro de San Huberto y el Bloodhounds se han desarrollado en diferentes regiones y períodos de tiempo. Los sabuesos de San Huberto se originaron en la Bélgica Medieval y en Francia. Se les considera antepasados de raza canina, que luego desapareció durante la Revolución Francesa en el siglo XVIII. Simultáneamente, se cree que algunos San Hubertos fueron llevados al Reino Unido ya que en el siglo XIV se desarrollaron con el tiempo para convertirse en Bloodhound.

La leyenda cuenta que el Perro de San Huberto fue criado alrededor del año 1000 DC en el monasterio Saint-Hubert en Bélgica. Para el año 1200, los monjes presentarían al rey de rancia los perros, considerados útiles como “perros de correa” y para cazar ciervos y jabalíes. Si bien el Rey Carlos IX de Francia no era particularmente aficionado a la raza, más tarde en los siglos XVI y XVII, el rey Enrique IV elevó la raza a un estándar más alta, considerándola una raza de perro noble y útil.

Características del Perro de San Huberto

Perro de San HubertoLos sabuesos tienen una cara profunda y larga, orejas colgantes muy largas que caen en pliegues y son delgadas y suaves al tacto. Su anatomía está diseñada para perfumar, ya que sus orejas en forma de péndulo ayudan a llevar el aroma desde el suelo hasta la nariz. También tienen una gran cámara nasal, en comparación con otras razas de perros, así como un mayor número de receptores olfativos.

  • Los machos pesan entre 46 y 54 kg, mientras que las hembras 40 y 48 kg.
  • Los machos tienen una altura de 64 a 72 cm, mientras que las hembras 58 a 66 cm.
  • Su pelaje es corto, denso y vienen en algunas variaciones de colores como negro y fuego, hígado y bronceado, rojo.

Temperamento del Perro de San Huberto

Los Perros de San Hubertos son amables y cariñosos que se les venera como excelentes mascotas familiares. También son sensibles, aptos para niños y aprecian la compañía de otros perros, o incluso gatos, ya que generalmente son amigables con otros animales. También destacan por ser tranquilos, fáciles de llevar, aunque pueden estar reservados con los extraños, por lo que la socialización temprana es importante y puede evitar su timidez.

Perro de San Huberto razaA pesar de ser retratados como vagos, debido a su apariencia floja, los perros son, de hecho, muy activos. Les encantan los paseos largos y son el compañero perfecto para los amantes del senderismo. Debido a que son sabuesos aromáticos, instintivamente seguirán los aromas y son incansables al hacerlo.

Salud y Vida

El Perro de San Huberto se encuentra entre las razas de perros de vida más corta, con una vida útil de 7 a 8 años. También son propensos a varios de problemas de salud que incluyen:

  • Displasia de cadera
  • Displasia de codo
  • Condiciones oculares
  • Hipotiroidismo

Cuidados Básicos

El Perro de San Huberto es una raza activa. Serán más felices viviendo en una casa con un patio cercado, donde pueden correr y jugar. En cuanto al aseo, requieren un nivel de atención bastante alta. Babean mucho y, debido a que tienen orejas tan largas, las meterán en su plato de comida y la ensuciaran con bastante frecuencia. Por lo tanto, es útil tener un paño siempre a mano.

Su clasificación

Tomando en cuenta su altura a la cruz de 67 y 60cm como máximo y peso alrededor de los 48 y 40 kilogramos tope (en machos y hembras, respectivamente), acompañado de sus aptitudes como perro sabueso de excelencia, perro de sangre y perro de rescate, este can ha recibido una clasificación general como raza de perros grandes, recibiendo de la FCI la clasificación en el grupo 6, perros tipo sabueso, perros de rastro con la excepción de lebreles y razas semejantes y de la AKC el grupo 2, perros de rastreo y sabuesos.

Aclaramos que aunque existan efectos de semántica, no existe disparidad entre la FCI y la AKC, sino sus maneras de denotar al canino, tomando en cuenta las regiones donde el Perro de San Huberto hace vida y sus aptitudes, además de los lugares donde dichos centros pro canes tienen potestad.

Hechos y curiosidades sobre la raza

Sus capas negra y fuego o de fuego unicolor le brindan un “retoque” de imponencia y prestancia a este majestuoso can Bloodhound (nombre anglo con el que es conocido en todo el mundo o en francés el Chien de Saint-Hubert).

El Perro de San Huberto está entre los canes con el más fino sentido del olfato en el mundo, además de una capacidad innata para rastrear y poder hacer un círculo perfecto sin perderse, lo que le permite revisar sistemáticamente mejor el perímetro en una situación de rastreo o búsqueda.

Está acostumbrado a rastrear sangre, pudiendo discriminar entre la de animales y la de humanos a su vez, por lo tanto puede realizar búsquedas simultáneas, algo que pocos perros en el mundo pueden decir que logran.

Lo propicio de tenerle

El Perro de San Huberto es un perro demasiado tranquilo cuando no existe actividad, sin llegar al sedentarismo. Al cumplir cualquier tipo de misión, aún en los bosques más tupidos e incluso de noche, cumplirá su misión y ayudará a las personas a regresar a su hogar.

Para quienes viven en zonas rurales es el compañero idóneo sea de noche o de día. En las zonas suburbanas también puede ser de gran ayuda para detectar personas perdidas o heridas.

Sus pensamientos son bastante profundos, por lo cual se requiere un tanto de paciencia entre la instrucción y la acción, ya que el Perro de San Huberto analiza cómo y por dónde hará el trayecto, lo que le facilitará el regreso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies