Bangkaew tailandés: características, fotos, pelo, color

Asia es un continente que alberga una de las razas de perro considerada entre las más hermosas, el Bangkaew Tailandés, originario del Templo de Bangkaew, en Tailandia. No se trata de un perro común y corriente, ya que tiene raíces de depredador, aunque no adquirió su agresividad.

Hace más de 100 años que se data su existencia, y fue un monje quien vio por primera vez el nacimiento de esta raza. A las puertas del templo, se apareció una perra en estado de preñez, a quien el moje acogió, ya que era amante y protector de los animales. Se conocí que en la zona no se encontraban perros machos, así que supuso que la perra se cruzó con un chacal, dando origen a este atractivo ejemplar.

Llego a ser considerado como un perro de trabajo, siendo ideal como protector de granjas y campos, gracias a sus características. Sin embargo, en algún momento de la historia, estuvo en riesgo de desaparecer, por lo que sus cuidadores se esmeraron en reproducirlo y perpetuar la pureza de la raza.

Bangkaew tailandés

A partir de ese momento, y hasta la actualidad, se ha convertido en un can bastante popular, que lo lleva a ser buscado por muchos habitantes de Tailandia. Es considerado un tesoro nacional.

Características del Bangkaew Tailandés

Aunque estamos ante un descendiente del chacal, esto no lo hace un depredador. Es un perro de tamaño mediano, cuya altura varía entre el sexo: el macho puede llegar a medir entre 46 y 55 centímetros, mientras que las hembras rondan los 41 y 50 centímetros. En el caso del peso, este varía entre los18 y 23 kilogramos.

Su complexión es robusta y musculosa, lo que hasta en la actualidad, le ha otorgado su característico trabajo de perro guardián, en su mayoría en las zonas de granjas. Tiene un porte elegante, estilizado y bien definido.

Se ha clasificado en cuatro tipos, que se relaciona con la forma de su cabeza: el Bangkaew de cara redondeada, el cara de tigre, teniendo un cráneo grande, el cara de zorro, con cabeza ovalada, y el cara de león, con una cabeza de tamaño mediano. En los tres casos, presenta un rostro lleno de pelos, con ojos negros y oscuros, y un hocico que es proporcional al tamaño del cráneo. Sin embargo, en el caso del cara de león, se ha reportado que está en peligro de extinción. Sus orejas, siempre están erectas y atentas a lo que sucede alrededor.

Bangkaew tailandés

En cuanto a la personalidad, se destaca un perro alegre, vivaz y activo, que congenia fácilmente con las personas que ha formado un vínculo estrecho. Pero, ante la presencia de extraños, se muestra receloso y desconfiado. Muchas familias lo han adoptado en su hogar, teniendo buena relación hasta con los niños.

Se trata de espécimen inteligente, que se puede entrenar fácilmente. Al ser un perro muy activo, le brinda una actitud juguetona, con constante necesidad de correr, por lo que se recomiendo llevarlo a pareas de manera recurrente, y dejarlo disfrutar de los espacios abiertos. Siempre se mostrará fiel y protector a sus dueños.

El Bangkaew Tailandés destaca por ser un perro de gran salud, aunque puede sufrir afecciones comunes como cualquier otro can, siendo común la pérdida de visión en edad avanzada. Pero existe registro de ninguna enfermedad genética propia de la raza. Su esperanza de vida es de 12 a 14 años.

Pelo del Bangkaew Tailandés

El Bangkaew Tailandés posee un pelaje abundante, de dos capas: la primera es de corta longitud y textura lisa, mientras que la segunda es más gruesa y lacia. No es necesario realizar baños de manera regular, a menos que esté muy sucio.

Bangkaew tailandés

Color

Los colores de este perro por lo general son claros, y combinándose entre dos, destacándose: blanco, leonado, rojizo, gris, aunque se pueden encontrar casos de pelajes negros.

Hechos y curiosidades sobre la raza

Este es el perro con más obsesión en el mundo, por cavar. Todo debido a que así drena cualquier exceso de adrenalina que pueda tener por: inactividad dentro o fuera del hogar; demasiados días en soledad; ruidos incesantes (no es asustadizo, pero la regularidad de un ruido puede llegar a estresarle); demasiadas emociones alegres. Hacer agujeros es su forma de catarsis y sí se le permite en un área definida, resulta la actividad menos molesta que puede tener.

Lo bueno es que el Bangkaew tailandés no es un animal que descarga sus energías con objetos del hogar cuando están solos o se ponen a ladrar o aullar incesantemente.

Todo lo de ellos es cavar y no de una manera que podríamos definir desorganizada. Saben crear los agujeros y apuntalarlos de tal manera que la tierra u otros objetos se vayan adentro, en especial cuando hacen los hoyos para ellos o cuando están acrecentando un agujero de algún animal pequeño o alimaña.

Bangkaew tailandés significaría para los hispanoparlantes “Villa de Cristal Tailandés”, nombre que le fue dado por el creador de la raza Luan Puh Maak, tercer abad del templo de Bangkaew Wat, en el distrito Bangrakan, provincia de Phitsanulok en pleno centro de Tailandia.

La razón de su cruce y cría fue para ser un animal de compañía que se adaptara a las condiciones de las personas –humildes y pudientes- de Tailandia. Por ende el Bangkaew tailandés tiene fuerza, agilidad, carisma y resistencia para estar con personas que se adentres a los humedales o bosques, vivan la vida urbana tan transitada y estresante, estén en los ríos y mares donde además muestran sus capacidades de nadadores –muy veloces por cierto- y además cuidar a su familia.

Están en constante labor tanto por su fidelidad y respeto a las órdenes como por gusto propio. Por ello, cualquier malestar, exceso de adrenalina, falta de acción o estrés, lo compensan cavando.

En el hogar

Protege, atiende y quiere a su familia, sin pasarse de meloso o solicitar muchas retribuciones por ello, salvo que detesta ser ignorado y puede pagar con la misma moneda si así lo percibiere.

El Bangkaew tailandés es rápido de entrenar y sabe acoplar las órdenes según éstas vayan creciendo en responsabilidad o radio de acción. Requiere de un carácter fuerte para imponerle disciplina o comenzará a buscar su propio camino. Si la familia le respeta y le brinda órdenes concisas, reforzarán en el can una actitud de lealtad y cariño incondicional.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies