Cómo llevar a tu perro en coche seguro

Si vas a salir en coche con tu perro, y te preocupa su bienestar y seguridad, te recomendamos que continúes leyendo esta publicación. Descubre qué sistema de retención comprar según el tamaño de tu mascota, el tipo de coche y rango de protección.

¿Qué saber antes de llevar un perro en coche?

Lo primero que debes saber antes de viajar con un perro en coche, es qué documentación llevar: la cartilla sanitaria actualizada y sellada por un veterinario, el carnet de vacunación, el microchip –ya que no sabemos cuándo se nos puede perder– y el pasaporte doméstico.

En segundo lugar, evita llevar a tu perro a trayectos largos sin antes prepararlo. Los perros son inquietos, especialmente cuando no están acostumbrados.

Se estresará y ladrará durante todo el camino. Y eso no es lo más preocupante. Su salud está en juego. Cuando los perros se estresan, su ritmo cardiaco aumenta y eleva el riesgo de infarto.

¿Qué puedes hacer?

Entrenarlo. Llévalo a comprar, al parque, al veterinario o a visitar a un amigo hasta que se acostumbre y no se altere.

Finalmente, ten cuidado con las temperaturas dentro el coche. Especialmente en verano, cuando el calor es insoportable. Los problemas de salud y la falta de oxígeno están a la orden del día.

¿Cómo llevar a tu perro en coche de manera correcta?

La Dirección General de Tráfico (DGT) es clara sobre la manera correcta de transportar a un perro en el coche: ni suelto, ni en el sillón de pasajero, ni en el maletero, sin un mecanismo de sujeción.

La normativa de tráfico establece que los animales deben viajar sujetados. También recomiendan colocar un separador o rejilla. Las mascotas son inquietas, y si los dejamos sueltos, pueden saltar hacia el asiento del conductor.

¿Dónde llevar tu perro en el coche?

Bien. Sabemos que no podemos dejar a nuestro perro suelto mientras conducimos. Pero, ¿dónde acomodarlo? ¿Puedo colocarlo en el asiento delantero?

La respuesta es no.

Volvamos a lo que dice la DGT: el animal deberá permanecer encajado en un lugar donde no interfiera con la conducción. Aquí, de buenas a primera, descartamos el asiento delantero del coche.

Tampoco se recomienda dejarlo en el asiento trasero izquierdo, ya que si hay problemas o colisión, será difícil sacarlo.

Esto nos deja dos opciones: uno, en el asiento trasero derecho, puesto que es el más próximo a la acera y podrán sacarlo fácilmente en caso de accidente, y dos, en el maletín del coche, que es más amplio y permite anclar transportines para perros grandes.

Sistemas de retención para perros

A la hora de comprar un sistema de retención para viajar con perros, tenemos diferentes opciones: arnés o cinturones, transportines de suelo y para maletines, rejillas rígidas, etc.

Cada uno de estos mecanismos están homologados por las normas europeas y la Dirección General de Tráfico los recomienda con ciertos matices.

Veamos cuáles son.

Cinturones y arneses

Los cinturones para perros son una opción sencilla para mantener a nuestros perros en el asiento trasero. Pero, no es suficiente. El cinturón perro coche tiene que abrocharse a arneses.

La DGT sugiere dos tipos de arneses: de un solo enganche, que es bueno, pero limitado. Si hay colisión, es probable que la hebilla se rompa y el animal choque contra el respaldo, provocándole lesiones.

El de dos enganches es más resistente y menos probable que se rompa. Para más seguridad, se recomienda un sistema de unión corto y estable.

Transportín

Tanto la DGT, como las asociaciones que regulan la seguridad de las mascotas, coinciden en que los transportines son los mejores sistemas de retención para llevar perros en el coche.

Se trata de una jaula con espacio suficiente para que el animal descanse y juegue. Tiene orificios para respirar y una rejilla con llave para que no escape.

Los transportines siempre tienen que estar ubicados en el habitáculo del asiento trasero derecho, si es un perro pequeño, y en el maletín del coche, si es un perro grande.

Lo bueno de estos mecanismo es que encajan bien en el suelo, por lo que en caso de colisión, la estructura absorberá el golpe.

Rejilla divisoria

La rejilla divisoria es una barrera que se coloca entre los pilares del vehículo para impedir que la mascota se mueva libremente.

Son estructuras firmes, que cumplen con su cometido, pero que por sí solas no son suficientes.

Siempre tienen que ir acompañadas de otros sistemas de retención, como los transportines o arneses.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies