Jaula Perro

Todos los que han tenido perros, sabe que el cariño que estos generan en el ser humano es muy grande y que estos estupendos animales son merecedores de ser un miembro de la familia. Que tiene que ser tratado con todo el amor. Son creaturas sumamente nobles y no cabe duda de que las personas que llegan a querer mucho a un perro, no lo quieren lastimar ni hacer algo que lo haga sentir incómodo. Algunas veces debemos tomar la decisión adquirir una jaula perro, principalmente para viajar con el mismo a otro lugar.

Los perros son animales muy nobles, no está bien tener un perro amarrado o enjaulado. Lo mejor es que estén libres por toda la casa, o al menos en un espacio lo suficientemente grande. No sólo basta con tener en casa un perro en un espacio apartado para el mismo, sino que debe ser sacado a pasear unas cuantas veces a la semana.

Las mascotas a igual que los eres humanos pueden sufrir ansiedad, así que si piensas comprar un jaula ara que tu perro pase mucho tiempo en la misma, te aconsejo que no lo hagas. Si tu perro está mucho tiempo dentro de una jaula, se puede llegar a enfermar. Si vas a comprar un jaula para viajes, debes tener en cuenta que debes entrenar a tu perro para que la use.

Jaula Perro

Elección de una jaula

La mayoría de las veces las jaulas para perros, son jaulas hecha a base de plástico, algunas son plegables y son fabricadas con metal muchas veces. En el mercado de los productos y servicios para caninos. Se pueden encontrar todo tipo de jaulas, es importante que adquieras una jaula grande para tu perro, en la misma el can debe poder pararse y girar.

La jaula que elijas debe ser resistente, debe tener dos depósitos o recipientes para que le dejes comida y agua a tu can, además como ya se mencionó debes ser amplia para que el can pueda moverse y acomodarse. En el tiempo que esté allí resguardado.

Entrena a tu perro para estar en la jaula

Un entrenamiento de éste tipo puede tomar alguna tiempo para que sea realizado con éxito, puede durar hasta semanas. Todo depende de la edad que tu can tenga, además de su temperamento y si tiene o no experiencias traumáticas con las jaulas. Es clave tener que la jaula debe asociarse con algo de agrado para el can y además que el entrenamiento debe ser realizado en pequeños casos y sin prisa.

Preséntale la jaula a tu can

Es importante que coloques la jaula en espacios en donde los miembros de la familia pasen tiempo con el perro, por ejemplo la sala. Si tu can tiene alguna cobija o sabana favorita, ponla dentro de la jaula. Si no tiene una pon cualquiera, esto se hacer para que al momento de entras se sienta a gusto.

Al momento de presentarle la jaula a tu can. Hazlo con tono de felicidad llevando el mismo hacía donde está ubicada, debes hablarle en un tono de felicidad, la puerta de la jaula debe estar abierta. Para que no hay inconvenientes al momento que el can quiera entrar.

Pon dentro de la jaula algunos trozos de comida. Para que el can se sienta atraído y además sirvan como un estímulo para el mismo, de esta amanera se sentirá que hizo bien al entrar en la jaula. No obligues a tu perro a entrar a la jaula, debes dejarlo, si no quiere, dale tiempo.

Alimentación en la jaula

Las comidas que les des en el día a tu can, debes comenzar a dárselas dentro de la jaula del mismo, para que el mismo asocie la jaula con placer. Esto se debe hacer al momento que el mismo ya ha entrado a la jaula varias veces. Debes colocar el plato con comida en el fondo de la jaula. Si el can aún no quiere entrar en la jaula, trata de colocar su comida dentro de la misma, peo no hasta el fondo, para que el mismo entre hasta cierto punto donde se sienta cómodo.

Se debe colocar el plato más al fondo, al momento de que se esté alimentando. Para que de esta manera se acostumbre más a la jaula y se sienta más cómodo dentro de la misma.

Al momento que el perro ya se sienta cómodo dentro de la jaula, debes intentar cerrar la misma cuando esté ingiriendo el alimento. En las primeras veces que logres cerrar la puerta. Abre la misma al momento que el can termine con su comida, con cada comida en la que cierres la puerta debes aumentar de forma sucesiva el tiempo que la mantienes cerrada con el perro adentro.

Es recomendable hacer que siempre coma en la jaula, luego de un tiempo si empieza a quejarse si lo mantienes encerrado. Puedes disminuir el tiempo, sin embargo si el can llora para que los saques de la jaula no debes hacerlo. Ya que se acostumbrará a llorar para que siempre lo dejen salir.

Largos períodos de tiempo en la jaula

Luego de que el can ya coma con mucha regularidad en la jaula sin demostrar que está ansioso o con miedo. Se puede comenzar a recluir en la misma por períodos de tiempo un poco más largos.  Cada vez que lo llames hacía la jaula y el venga ofrécele un premio, dale órdenes para que entre en la misma.

Se debe señalar con un premio en mano que entré en la parte inferior de la jaula, de esta manera el mismo buscará entrar. Luego de que lo haga felicítalo por su obediencia, luego cierra la puerta de la misma.

Déjalo unos momentos solo mientras se encuentra en la jaula, debes hacer esto varias veces al día, para que de esta manera el perro se acostumbre a estar en la jaula. Siempre trata de dejar al can por períodos de tiempo más largos, lo importante es que se tenga paciencia durante la realización del entrenamiento. Te recomendamos leer el artículo de Cunas para perros.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies