Kishu: características, fotos, pelo, color

Leal y honorable, el japonés Kishu ha existido durante muchos siglos y es probable que tenga más de 3.000 años. Originaria del sudeste de Japón, se cree que esta raza está estrechamente relacionada con las otras razas japonesas Spitz, incluido el Hokkaido y Kai. Una vez se usó para cazar sobre terreno montañoso, persiguiendo silenciosamente a su presa y luego sosteniéndola hasta que llegaran los cazadores.

Tanto obstinado como terco, el Kishu se beneficiará de un propietario sensato que está dispuesto a dedicar mucho tiempo a entrenarlo. Instintivamente se une con su familia y los defenderá a toda costa. Es por esta razón que hoy se mantienen como perros guardianes en muchas casas de familias japonesas.

Hoy, vamos a hablar de este fascinante canino, que, aunque no sea tan popular como sus compañeros asiáticos, tiene mucho que dar. ¡Quédate hasta el final!

Historia de Kishu

A veces llamado Kishu Inu o Kishu Ken, el noble perro Kishu es un antiguo canino japonés del que no muchos occidentales han oído hablar. La palabra “Kishu” es una referencia a la provincia en Japón de donde se originó; una región montañosa que ya no existe pero que se encuentra en la misma ubicación que las prefecturas de Wakamaya y Mie.”Ken” e “inu” son dos palabras japonesas para perros.

El kishu es un perro de tamaño mediano que a menudo se agrupa junto a tres razas japonesas similares de estatura y apariencia similares. El Hokkaido, Kai y Shikoku. No fue hasta la década de 1930 que la raza Kishu comenzó a estandarizarse, y en este momento, se estableció como un tesoro nacional en Japón.

Tradicionalmente, los japoneses usaban al kishu para cazar una variedad de animales, incluidos jabalíes y ciervos. Son reconocidos por su habilidad para acechar a sus presas en silencio, sin ladrar como lo harán muchos otros perros de caza. Una vez que hayan acorralado a su objetivo, esperarán junto a él hasta que llegue el cazador humano para terminar el trabajo.

Características del Kishu

KishuRelativamente similar en apariencia al perro Hokkaido japonés, estas razas a menudo se confunden entre sí. Al igual que otros perros tipo spitz, el kishu es de tamaño mediano con pelaje de felpa, orejas rectas y una cola emplumada que se enrosca sobre su espalda.

La cabeza del perro es relativamente pequeña con una frente ancha y parada obvia. Su hocico tiene forma de cuña que termina en una nariz que puede ser negra o de color carne. Sus pequeños ojos oscuros no deben estar demasiado juntos y se dice que tienen una forma triangular. Su cuerpo es robusto y rectangular con un cofre profundo y espalda recta.

La doble capa del kishu se siente dura al tacto. Si bien las batas blancas alguna vez fueron poco comunes, estos perros han sido criados para que las batas blancas sean ahora la más frecuente.

  • Miden entre 49,5 y 54.5 cm
  • Pesan entre 13.5 y 27 kg
  • El color común actual es el blanco, pero el rojo y sésamo también son colores aceptables.

Temperamento del Kishu

Cuando se trata de la personalidad del Kishu, destacan su coraje y dedicación para el trabajo. Son sigilosos y nunca retrocederán ante un desafío. Si bien se utilizan principalmente para cazar animales, como el jabalí, también tienen un fuerte impulso de presa de animales pequeños y perseguirán ansiosamente a los gatos.

Kishu perroEste instinto puede extenderse incluso a perros pequeños, por lo que los propietarios que intenten introducir un Kishu en un hogar que ya tenga mascotas, deben ser extremadamente cautelosos. Cuanto antes se socialice un Kishu con otras mascotas, mayor será la posibilidad de que los acepten como parte de la familia.

Salud y Vida

Como una raza antigua, el kishu es generalmente muy saludable y no se conocen problemas genéticos de salud. Algunas de las condiciones a las que la raza puede ser propensa incluyen hipotiroidismo, entropión y alergias alimentarias o ambientales. El promedio de vida del Kishu es de 11 a 13 años.

Cuidados Básicos

Debido al atletismo de la raza, necesitan vivir en una casa grande con un amplio jardín y también se les debe proporcionar ejercicio al aire libre todos los días. La gruesa capa doble del kishu no es tan difícil de cuidar como se podría pensar inicialmente. Durante la temporada de muda, su pelaje deberá ser peinado y cepillado dos veces por semana durante el año.

Hechos y curiosidades sobre la raza

En buena parte de Europa y en América es muy poco conocida esta raza. De hecho, las que han llegado han sido muchas veces híbrido con otras razas, siendo de usual de un solo sexo y por ende han de cruzarse con otras, haciendo que se vaya diluyendo la pureza del Kishu.

Es en Japón que se consiguen más ejemplares de este can el cual es muy apreciado y respetado. No está entre los animales que llevan a obras circenses o peor aún a peleas en lugares acondicionados para tan atroz actividad.

Suele medir un máximo de 55 y 47 centímetros y pesar 20 y 15 kilogramos (macho y hembra, respectivamente). Lo que le genera la clasificación de perro mediano tipo Spitz.

Es muy recomendado para las familias porque además de hacerse querer, crea sentimientos de cuidado y atención muy especiales. Ergo, le gustan las manifestaciones de afecto y mimo como si fuera un bebé. Muchas parejas japonesas al iniciar su vida juntos adoptan un Kishu antes de ampliar la familia con hijos.

No es un can celoso, sabe compartir y solicitar el cariño y además lo profesa.

Su esperanza de vida es de unos 14 años, más con la alimentación adecuada y actividades físicas y lúdicas frecuentes, puede llegar a los 17. Los japoneses evitan que el perro caiga en el sedentarismo aún cuando no salga de casa.

Cuenta la tradición que el Kishu llegó hace más de 3.000 años a Japón gracias a los emigrantes chinos. Ante la polémica entre los habitantes de ambos países, los japoneses dicen que ya esta raza fue “depurada”, gracias a cruces con canes y tradiciones de su país.

En la actualidad el estándar oficial los enmarca en perros unicolores, pero en la antigüedad – hasta hace unos 450 años-, existían perros Kishu bicolores.

Un cambio total es que otrora era utilizado para la caza de ciervos y jabalíes a quienes rastreaba y disuadía. En Kishu actual sólo funge como perro de compañía para la familia, de exhibición y de alerta.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies