Saltar al contenido

Terrier irlandés: características, fotos, pelo, color

agosto 16, 2019
Terrier irlandés

El Terrier irlandés o Irish Terrier es un perro originario de Irlanda y es una variedad producto del cruce de varios tipos de terriers. El pelaje es suave y de color rojo. Su carácter es inquieto y valeroso, pero afectuoso y fiel hacia los que cuidan de él.

Los Terriers irlandeses posiblemente son descendientes de las razas de terriers británicos, los cuales tuvieron la fortuna de desarrollarse en tierras de la verde Irlanda, donde fueron valorados por sus condiciones de guardianes y excelentes compañeros de los humanos. Entre sus virtudes estuvieron, y siguen estando, su competencia para localizar y cazar presas a nivel de tierra como de agua. Para William Graham la habilidad de estos animales para nadar ya era un elemento a favor del perro.

Características del terrier irlandés

El Terrier irlandés o Irish Terrier posee una talla mediana que puede oscilar entre 45 y  47 centímetros. Pesa en promedio 12 kilogramos, pasada esta cantidad, se considera sobre peso y debe atenderse de forma inmediata o puede sufrir de problemas de salud.

Terrier irlandés

Otro rasgo característico de ese animal es su valentía ante situaciones peligrosas o arriesgadas; dotado de gran inteligencia es fácil de entrenar. Sobresale en audacia, viveza y alegría. Se muestra amantísimo de la familia que lo acoge, pudiendo comprobarse en su relación con los chicos, sobre todo disfruta mucho cuando juega con niños grandes, no así con niños pequeños, por lo que los adultos deben estar vigilantes al respecto, como debe ocurrir también con canes de otras razas.

Se le conoce por ser agresivo cuando las circunstancias lo ameritan, y de allí la expresión referida a él como <<el pequeño diablo temerario>>. Su cuerpo se destaca por una cubierta de pelos que es muy densa y aparentemente quebradiza. Su cara alberga un par de ojos pequeños de color oscuro. En lo más alto de su cabeza se encuentran las orejas, caracterizándose por ser pequeñas y con forma triangular. El hocico está muy poblado de pelos dando la apariencia de bigotes, tiene una nariz negra. Su cuerpo termina con una cola larga, pero que a la vez es muy delgada. La esperanza de vida del terrier escocés está entre 12 y 14 años.

Terrier irlandés

Como se mencionó con anterioridad, es un animal muy inteligente, por lo que será fácil educarlo o entrenarlo; puede vivir cómodamente en áreas rurales o urbanas, siempre y cuando se le proporcionen los cuidados y actividad física necesaria: en ese sentido participa con naturalidad al aire libre y realizando paseos con la familia de adopción. Un modo de ejercitarse es en un patio vallado que garantice seguridad, allí podrá poner en ejecución su destreza para hacer excavaciones. Hay que tener en cuenta que no conviven en paz con otros canes del mismo sexo, lo que pudiera terminar en peleas entre ellos.

Pelo del terrier irlandés

Para mantener la belleza del pelaje rojizo del terrier irlandés se hace necesario cepillarlo dos veces a la semana, suministrarle una alimentación adecuada y llevarlo periódicamente al veterinario. A todas luces siempre es conveniente cumplir un protocolo de vacunación para evitar parásitos que afecten negativamente al perro, lo cual se verá reflejado en la apariencia del can.

También conviene llevarlo a una peluquería canina a los fines del corte del exceso de pelaje. Por lo general, se le pude observar con pelo pegado al cuerpo debido al mantenimiento de este, Luego de una salida al campo habrá que revisar al terrier irlandés para limpiar su piel de pulgas, garrapatas y espigas que quedan adheridas al pelaje.

Terrier irlandés

Color

El pelaje ostenta colores que varían de oro rojizo a rojo trigo o trigo simplemente, pero todos se asemejan a una tonalidad marrón. En algunos casos, se puede observar una capa oscura en el lomo.

Su clasificación

Tomando en cuenta su altura a la cruz de 48 y 41cm como máximo y peso alrededor de los 12 y 09 kilogramos tope (en machos y hembras, respectivamente), acompañado de sus aptitudes como perro de caza, perro de compañía, perro de guarda, este can ha recibido una clasificación general como raza de perros medianos, recibiendo de la FCI la clasificación en el grupo 3, terriers de talla grande y media y de la AKC el grupo 4, terriers.

Aquí la FCI y la AKC, han tomado en cuenta las regiones donde el Terrier irlandés hace vida y sus aptitudes, además de los lugares donde dichos centros pro canes tienen potestad.

Hechos y curiosidades sobre la raza

Posee uno de los pelajes más llamativos gracias al color de su capa, en la que la más común y añorada por los propietarios es la anaranjada, seguida por la de color bermejo dorado. El bermejo intenso brinda un tono de oscuridad al Terrier irlandés que le permite muy bien camuflajearse en las noches, por lo que no es raro que sea entrenado como perro de guardia o de caza nocturna.

Es de los pocos ejemplares que –aunque se le clasifique de mediano-, tenga un tamaño bajo en relación con otros canes y sea dedicado a la caza mayor, como ocurrió en África.

Gracias a su genética, el Terrier irlandés fue una de las razas de canes que los aliados llevaron a la Primera Guerra Mundial, ejerciendo tareas como cazador de piezas grandes (ergo, iba delante de los batallones, para evitar ataques sorpresas de animales y no gastar parque excesivo o dar a conocer su posición al enemigo), guarda nocturno de los campamentos provisionales y mensajero.

Sus inicios en la cacería fue con animales pequeños y medianos: zorros, nutrias, tejones y liebres a los cuales acorrala y ataca de manera directa, mayoritariamente con golpes que les crean confusión (cuando están solos) y golpes, ladridos y acorralamiento en jaurías. Son animales que minimizan el daño de las piezas a cobrar.

Su fino olfato, la rapidez, equilibrio, sentido común (evitando ponerse en riesgos innecesarios aún en el fragor de la caza) y la resistencia para alcanzar y cansar a sus presas, le hace aún apetecible para estos actos en Irlanda, donde es uno de los encargados de la caza controlada del jabalí.

En el hogar

La dulzura del Terrier irlandés es mayor al promedio de los muchos otros de la raza Terrier; se muestra leal, apegado a sus dueños por igual (considera al núcleo familiar sus líderes y amigos a la vez), se muestra amable y cuidadoso con niños, personas con capacidades reducidas, ancianos.

Es el can ideal para familias que tienen muchas actividades y que de verdad pueden asignar tiempo de calidad para ellos. La hembra ladra muy poco y es más sobreprotectora con el entorno, es la más esquiva a los extraños. A la raza le encanta escarbar en tierra, así que cuidado con sus macetas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies