Retriever de Chesapeake: características, fotos, pelo, color…

En las costas de Maryland, Estados Unidos, nace un tipo de cobrador americano, el Retriever de Chesapeake, un perro que debe su nombre al lugar donde se le considera nativo, la Bahía de Chesapeake. Sus ancestros llegaron a esta zona en el año 1807, tras el naufragio de un barco británico. Se trataba de dos ejemplares de Terranova, que fueron rescatados por otra nave, trasladándolos, hacia la orilla, pero quedando ambos separados en dos puertos distintos.

Con el tiempo, se cruzaron con otras razas que se encontraban en el lugar, considerando que probablemente se trataban de algún Retriever o Spaniel. Con el tiempo, se vieron las primeras crías de tipo Retriever de Chesapeake. Sin embargo, no fue hasta 1918 que fue registrado como una nueva raza. Y con el tiempo, durante el año 1962, se volvería el perro oficial de Maryland.

Este ejemplar de perro cobrador se ha destacado en actividades como la cacería. Anteriormente, se le entrenó para atrapar aves acuáticas, pero en la actualidad, también se ha utilizado para la caza de aves terrestres.

Retriever de Chesapeake

Y es que es un compañero confiable, que seguirá al pie de la letra las órdenes de su amo. Cuando toma a las presas, tiene una mordida suave, que permite mantenerla en perfecto estado.Se le ha comparado en aspecto con el Labrador Retriever, ya que sus rasgos son bastante similares.

Resultó ser bastante popular, lo que lo llevó a ser considerado para la adopción. Sin embargo, por tener una personalidad testaruda, sigue siendo preferido en actividades deportivas.

Características del Retriever de Chesapeake

Es un perro de tamaño grande, cuya altura oscila entre 53 y 66 cm, mientras que su peso no es tan alto, siendo de 25 a 36 kg. La contextura de su cuerpo es atlética y musculosa. Su cabeza es ancha, aunque su cráneo tiene una forma redonda. Las orejas son medianas y triangulares, que caen a los costados. Y sus ojos son de una tonalidad clara, con una mirada serena.

Se caracteriza por ser inteligente, pero por su actitud terca, se dificulta su aprendizaje. Los criadores utilizan distintos métodos para adiestrarlos. El primero es a través de obediencia física, de tal manera de demostrarle que es el amo quien tiene el control. Sin embargo, esto no quiere decir que se deba maltratar al perro. El segundo método de crianza, se basa en el hecho que probablemente se rehúsa a obedecer porque está aburrido, así que el criador juega con el antes y después del entrenamiento para que se mantenga atento y activo.

Retriever de Chesapeake

Su personalidad es dócil, juguetona y alegre. Por lo general, no se le verá ninguna actitud agresiva, aunque se mostrará inseguro ante la presencia de cualquier extraño, tome el rol de guardián. Puede congeniar con niños, y si se le acostumbra, también convivir con otras mascotas. Pero para poder vivir con una familia, debe haberse adiestrado para este tipo de vida. Sin embargo, se destaca el hecho de que es capaz de crear fuertes vínculos con las personas de su alrededor.

En general, se trata de una raza saludable, pero dentro de sus genes se incluyen algunas enfermedades hereditarias que lo pueden llegar a afectar. Entre estas se destaca la alopecia, trastornos de la vista como cataratas o atrofia progresiva de retina y displasia de cadera. Estas son algunas de las enfermedades más comunes que puede padecer el Retriever de Chesapeake. Además, se le ha asociado con el síndrome de furia, aunque no es tan recurrente. Si se cuida su salud, puede llegar a vivir más de 13 años.

Pelo del Retriever de Chesapeake

A diferencia de otros retriever, en este caso estamos ante un pelaje rizado. Posee un doble manto que le permite protegerse del clima frío. Se recomiendo bañarlo cada tres o cuatro meses, pero debe ser cepillado una vez a la semana.

Retriever de Chesapeake

Color del Retriever de Chesapeake

El color básico de esta raza es el marrón, pero este va variando en sus tonalidades, por lo que se puede notar diferencia entre uno y otro.

Hechos y curiosidades sobre la raza

Su nombre oficial es Chesapeake Bay Retriever, más para los hispanoparlantes puede ser Retriever de Chesapeake o Perro Cobrador de Chesapeake.

Desde siempre se ha mostrado como un can bastante despierto, animado, voluntarioso. Un rostro afable que puede a bien representar a personas que por su seriedad crean vacíos sociales, pues este can lo puede llenar para él y además transformarse en una ayuda vinculante para conseguir amistades. ¿Quién no puede observar ventajas en tal magnificencia?

Realmente es muy alegre, sin que eso se transforme en un desorden que afecte al entorno o que esté fuera de lugar. Lo de este perro es naturalmente animar y hacer de cada trabajo o momento de vida, instantes de disfrute. Es como sí nos quisiera decir que vivamos la vida sin stress.

Por demás es muy inteligente, teniendo una gran capacidad resolutoria para encontrar alternativas cuando el plan inicial no se le da o cuando le es muy difícil cumplir una orden tal cual como se le plantean. Para este perro, el fin justifica los medios.

En el hogar va algo más allá, porque el Retriever de Chesapeake se transforma en un animal que se ocupa de brindar afecto y compañía sin molestias a quien labora o duerme y brindar afecto a quien se nota triste o desconsolado.

Es un can idóneo para cuidar a personas enfermas o accidentadas mientras convalecen, pudiendo avisar ante cualquier alteración o necesidad de apoyo a quienes estén cerca. Ergo, es un perro de alarma.

Quienes vivan en zonas cercanas a ríos, lagos o mares pueden encontrar en el Retriever de Chesapeake un compañero ideal tanto para la caza de aves como para el aviso y cobro de peces. O también para practicar la natación, ciclismo y/o senderismo, aerobismo o atletismo. Diversos biatletas y triatletas del mundo le tienen como acompañantes para sus rutinas de entrenamiento diario, lo que da a entender que además de un animal con disposición, es enérgico y resistente.

Su crianza y manutención son de baja a moderada, con un consumo diario de alimentos secos promedio de 450 gramos y mucha agua fresca. Luego de las actividades de ejercicio es bueno brindarle galletas o snacks para perros por el contenido proteínico y revitalizante que contienen. Para recuperar energías, suele dormir 8 horas y de cuando en cuando una buena siesta.

Uno de sus mayores problemas es el consumo excesivo de agua al nadar; aunque su organismo procesa más rápidamente la sal, algunos de sus órganos pueden quedar comprometidos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies