Retriever de Nueva Escocia: características, fotos, pelo, color…

Durante el siglo XIX, en Nueva Escocia, territorio ubicado hacia la costa este de Canadá, nace por primera vez el perro cobrador Retriever de Nueva Escocia, conocido originalmente bajo el nombre de Nova Scotia Duck Tolling Retriever. Este perro ha sido identificado como un ejemplar idóneo para actividades de caza.

Su origen se da cuando los criadores quieren reproducir una nueva raza con mejores actitudes como cobrador. Se dice que los ejemplares que formaron parte de este cruce fueron el Golden Retriever, Retriever de Chesapeake, Setter Irlandés, y hasta el Cocker Spaniel. Tras varios intentos, logró dar con la nueva especie, que muchos asociaban un parecido con los Golden.

Retriever de Nueva Escocia

Sin embargo, realmente fue un perro con grandes mejorías. El Tolling en su nombre hace referencia a una curiosa habilidad. Al momento de ir de caza, el can corría y saltaba cerca de las aves acuáticas en el agua para que tomaran vuelo, de esta manera el cazador tenía la oportunidad de disparar y el perro atrapaba las presas. Esta fue una de sus cualidades más atractivas para quienes mostraron interés en adoptarlo.

Paso a ser oficialmente reconocido en el año 1945, y diez años después es considerado como perro de Nueva Escocia. Para 1980, logra atraer la atención de toda la nación, lo que acrecienta su popularidad. Esto le valió de puestos dentro de las exposiciones y concursos caninos, llegando a obtener grandes reconocimiento aunque no llegara a ganar los certámenes. A pesar de ser popular en el territorio norteamericano, se considera como uno de los retriever menos populares del mundo.

Características del Retriever de Nueva Escocia

Es un retriever de tamaño mediano, aunque algunos casos pueden llegar a considerarse grandes. Su altura va desde los 45 cm hasta los 51 cm, y su peso varía entre los 17 y 23 kilos. Su cuerpo es compacto, fornido y musculoso, con un pecho profundo. Al ser energético ha favorecido su musculatura. Su cabeza se compara con la de un zorro, con orejas triangulares que caen hacia atrás.

Es un perro alegre, enérgico y muy cariñoso, lo que le ha dado un lugar en las familias. Se lleva muy bien con los niños y es capaz de crear fuertes vínculos con sus dueños. Sin embargo, muchas veces busca llamar la atención de las personas, ya que hasta cierto punto le gusta sentirse útil, por lo que se recomienda que siempre se le esté asignando actividades para que no se aburra. Un detalle de gran importancia que se debe tomar en cuenta, es que le gusta estar acompañado, por lo que siempre debe estar una persona a su lado.

Retriever de Nueva Escocia

Se destaca su inteligencia y facilidad de aprendizaje, por lo que entrenarlo no debe ser un problema. Solo que lo mejor es realizarlo a temprana edad para que aprenda las normas de obediencia y se le facilite socializar. Lo común es que esté entrenado para actuar como perro cobrador, por lo que si se vuelve parte de una familia, es normal que se exija actividad física recurrente.

A simple vista, se ve que es un ejemplar saludable. Aunque si se puede ver afectado por algunas patologías, pero no son casos que sucedan a menudo. Pueden padecer cáncer, enfermedad de Addison, y atrofia progresiva de retina. Con el correcto cuidado, puede llegar a vivir hasta 13 años.

Pelo del Retriever de Nueva Escocia

Su pelaje está compuesto de dos capas: una interna, con textura suave y densa, mientras que la externa un poco menos suave pero que le da cierta impermeabilidad. Esto favorece su resistencia a climas fríos.

Retriever de Nueva Escocia

Color

Los tonos rojizos son comunes en él, y suelen combinarse con un pecho blanco.

Su clasificación

Está clasificado por la Federación Cinológica Internacional desde el 24 de junio de 1987, cuando se publicó su estándar oficial en el grupo 8, sección 1, perros cobradores de caza, perros levantadores de caza, perros de agua, con prueba de trabajo.

Hechos y curiosidades sobre la raza

Su nombre oficial es New Scotland Retriever. Los hispanoparlantes bien podemos llamarles Retriever de Nueva Escocia o Perro Cobrador de Nueva Escocia. Aclaramos que a pesar de su nombre, este can es oriundo del Canadá.

Es uno de esos canes que transforma el trabajo en una acción lúdica, lo que le permite disfrutar y no ser tan mecánico en sus acciones. Por ello es muy frecuente verle brincar, correr, retozar y jugar al esquive con la presa cuando ya la tiene dominada, algo que además de desconcertante, intimida.

Otra de sus técnicas es la bufonería. De esta manera se hace parte –supuestamente- del entorno natural donde están sus presas que no le toman en cuenta como un acechante hasta que éste ya está por encima de ellas. Corre, retoza, finge distraerse con otras cosas, se esconde y de pronto emerge ante ellas dándoles cacería.

Por eso los dueños del Retriever de Nueva Escocia siempre cargan algún aditamento para que haga sus trucos, como una pelota, una varita o ya más a nuestros tiempos la utilización de drones. Es una manera en que el humano y el perro disfrazan sus intenciones, minimizan el uso de disparos que puedan espantar a aves cercanas (lo que ayuda a otros cazadores) y crea esa adrenalina que se encuentra en el juego en pos de un jugoso premio.

De ser necesario el disparo, el perro va tras las aves heridas y termina dominándolas para que mueran. Hace varios viajes rápidos al tener estimado dónde cayeron varias presas a la vez o dónde dejó a las que dio fin en el camino.

Cuando se realizaron los primeros cruces y vistas sus cualidades fisonómicas, se le enseñó el arte del engaño para atraer y sorprender a las aves acuáticas, cualidad que pocos perros en el mundo han desarrollados y quienes las poseen, las ejercen de distintas formas.

Al día de hoy, ya esa manera de caza del Retriever de Nueva Escocia es una segunda naturaleza, tanto que bien puede ser utilizado como perro guardián nocturno y sorprender a todo tipo de alimañas, sean éstas animales o humanas. Es bastante atrevido para los enfrentamientos, aprovechando bien el peso de su osamenta y su gran agilidad para entrelazar miembros anteriores y posteriores en sus presas, transformándose en una especie de cadena perruna.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies